II Reflexiones Adviento

Evangelio del II domingo de Adviento: 4 de diciembre de 2016

Evangelio según San Mateo 3, 1-12

En aquel tiempo se presentó Juan el Bautista, proclamando en el desierto de Judea: «Conviertíos, está cerca el Reino de los Cielos».

A él se refería el profeta Isaías cuando dijo:

“Una voz grita en el desierto: Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos”.

Juan tenía una túnica de pelo de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. La gente de Jerusalén, de toda la Judea y de toda la región del Jordán iba a su encuentro, y se hacía bautizar por él en las aguas del Jordán, confesando sus pecados. Viendo que muchos fariseos y saduceos se acercaban a recibir su bautismo, Juan les dijo:

«Raza de víboras, ¿quién os enseñó a escapar de la ira de Dios que se acerca? Dad el fruto de una sincera conversión, y no os contenteis con decir: «Tenemos por padre a Abraham». Porque os digo que de estas piedras Dios puede hacer surgir hijos de Abraham. El hacha ya está puesta a la raíz de los árboles: el árbol que no dé buen fruto será cortado y arrojado al fuego. Yo los bautizo con agua para que os convirtáis; pero aquel que viene detrás de mí es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de quitarle las sandalias. El los bautizará con Espíritu Santo y fuego. Tiene en su mano la horquilla y limpiará su era: recogerá su trigo en el granero y quemará la paja en un fuego inextinguible».

COMENTARIO:

MARÍA TERESA BURGUETE (OBLATA):

“REFLEXIÓN II”

El tiempo litúrgico del Adviento nos invita a la conversión, a la reflexión, a dejarnos mirar por dentro para encontrarnos con el Dios de la Misericordia, que si le dejamos… cambia la mirada y orientación en los procesos que estamos viviendo nuestro ser Oblata: “Resignificando nuestra vida desde la Mística-Comunidad-Misión.”

Las lecturas de éste Domingo nos invitan a reflexionar e interiorizar la Palabra.

*Isaías (11,1-10) nos dice: (1) “Aquel día, brotará un renuevo del tronco de Jesé, y de su raíz florecerá un vástago.”

El texto nos invita a renacer de nuevo, a seguir profundizando en la experiencia de “revitalizar” nuestra vida centrada en Dios para que así pueda brotar un renuevo del tronco de Jesé y dar frutos nuevos.

Éste fruto nuevo del que nos habla Isaías, hará que podamos vivir en el camino de la diversidad, sin intereses personales, derramando gratuidad: (6.7) “el lobo con el cordero, el león con el cabrito, el becerro y el león, la vaca y la osa…”

Esta reflexión: ¿cómo resuena en mi experiencia personal, en la comunidad y en los lugares donde vivo y comparto vida?

Qué actitudes he de vivir para dejar que florezca un nuevo vástago en mi vida, en la comunidad, en los lugares donde desgrano vida?

*Pablo (Rm 15,4-9) en este día nos dice: (5) “Que Cristo os ayude a vivir en armonía unos con otros.”… (7) “aceptaos los unos a los otros, como también Cristo os aceptó.”

¿Cómo construir esa armonía y qué actitudes la pueden facilitar?

* El Evangelio nos dice (Mt 3,1-12) (2.3) “;…Convertíos, está cerca el Reino… Una voz grita en el desierto: Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos.”

Cómo nos resuena entre nosotras, “preparad los caminos, allanad sus senderos,”.

Que la fuerza del Espíritu nos siga alentando y acompañando este itinerario junto a María la Madre del Adviento.

Reflexiones Adviento:

imagen obtenida de pixabay.com

Evangelio del I domingo de Adviento: 27 de noviembre de 2016

Evangelio según San Mateo 24, 37-44

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«Cuando venga el Hijo del hombre, pasará como en tiempo de Noé. En los días antes del diluvio, la gente comía y bebía, se casaban los hombres y las mujeres tomaban esposo, hasta el día en que Noé entró en el arca; y cuando menos lo esperaban llegó el diluvio y se los llevó a todos; lo mismo sucederá cuando venga el Hijo del hombre: dos hombres estarán en el campo, a uno se lo llevarán y a otro lo dejarán; dos mujeres estarán moliendo, a una se la llevarán y a otra la dejarán. Por tanto, estad en vela, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora de la noche viene el ladrón, estaría en vela y no dejaría que abrieran un boquete en su casa. Por eso, estad también vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre».

(Lecturas: Isaías 2, 1 – 5. Salmo 121. Romanos 13, 11 – 14.)

Comentario:

Carina Ramos (Oblata)

“REFLEXIÓN I”

Iniciamos el Adviento. Tiempo de espera, pero también tiempo de caminar alimentando nuestra esperanza en el “Señor que viene”. De nuevo, tenemos unos días en los que se nos invita a mirarnos por dentro y a descubrir que, en lo pequeño y lo oculto de cada día, brota la presencia callada del Dios de la Vida.

Los textos que la Liturgia nos ofrece en este día – especialmente el Evangelio – son muy sugerentes y nos proponen “Estar en vela”, ir tejiendo actitudes que nos hagan permanecer atentos y atentas a las realidades de nuestro tiempo, a aquellas en las que aun no llega la luz del Señor. A ver en nuestra vida espacios en los que la dificultad se vuelvan oportunidad en medio de un mundo que, en muchas ocasiones, es indiferente a aquellas situaciones de dolor y de exclusión.

El Evangelio nos plantea cómo puede ser esa espera. Se trata de una actitud activa, de ser partícipes en ella, de irla construyendo desde lo pequeño. No es la espera vacía de un camino sin un horizonte claro o que hagamos a ciegas. Es precisamente ese horizonte el que nos guía y nos estimula a caminar. Es el mismo Señor el que nos hace ponernos en marcha y nos impulsa a vivir desde el amor y no desde el miedo.

Este tiempo que se nos regala, es una nueva oportunidad para ir preparando nuestro corazón, para ir abriendo espacios de espera y esperanza en aquellas situaciones en las que se ha perdido. Es aprender a mirar desde Jesús y con Él nuestro mundo. Es acoger la vida queriendo ser fiel a su mensaje, porque desde el amor que nos sostiene y nos impulsa, estamos llamadas a dar y a generar relaciones en las que la vida fluya.

reflexión domingo de ramos

DOMINGO DE RAMOS (Mc 14, 1- 72)

Apenas se hizo de día, los sumos sacerdotes, con los ancianos, los escribas y el Sanedrín en pleno, se reunieron, y, atando a Jesús, lo llevaron y lo entregaron a Pilato. Pilato le preguntó: «¿Eres tú el rey de los judíos?»

Él respondió: «Tú lo dices.»

Y los sumos sacerdotes lo acusaban de muchas cosas. Pilato le preguntó de nuevo:

«¿No contestas nada? Mira cuántos cargos presentan contra ti.»

Jesús no contestó más; de modo que Pilato estaba muy extrañado. Por la fiesta solía soltarse un preso, el que le pidieran. Estaba en la cárcel un tal Barrabás, con los revoltosos que habían cometido un homicidio en la revuelta. La gente subió y empezó a pedir el indulto de costumbre. Pilato les contestó:

«¿Queréis que os suelte al rey de los judíos?»

Pues sabía que los sumos sacerdotes se lo habían entregado por envidia. Pero los sumos sacerdotes soliviantaron a la gente para que pidieran la libertad de Barrabás. Pilato tomó de nuevo la palabra y les preguntó:

«¿Qué hago con el que llamáis rey de los judíos?»

Ellos gritaron de nuevo:

«¡Crucifícalo!»

Pilato les dijo:

«Pues ¿qué mal ha hecho?»

Ellos gritaron más fuerte:

«¡Crucifícalo!»

Y Pilato, queriendo dar gusto a la gente, les soltó a Barrabás; y a Jesús, después de azotarlo, lo entregó para que lo crucificaran. Los soldados se lo llevaron al interior del palacio –al pretorio– y reunieron a toda la compañía. Lo vistieron de púrpura, le pusieron una corona de espinas, que habían trenzado, y comenzaron a hacerle el saludo:

«¡Salve, rey de los judíos!»

Le golpearon la cabeza con una caña, le escupieron; y, doblando las rodillas, se postraban ante él. Terminada la burla, le quitaron la púrpura y le pusieron su ropa. Y lo sacaron para crucificarlo. Y a uno que pasaba, de vuelta del campo, a Simón de Cirene, el padre de Alejandro y de Rufo, lo forzaron a llevar la cruz. Y llevaron a Jesús al Gólgota (que quiere decir lugar de «la Calavera»), y le ofrecieron vino con mirra; pero él no lo aceptó. Lo crucificaron y se repartieron sus ropas, echándolas a suerte, para ver lo que se llevaba cada uno. Era media mañana cuando lo crucificaron. En el letrero de la acusación estaba escrito: «El rey de los judíos.» Crucificaron con él a dos bandidos, uno a su derecha y otro a su izquierda. Así se cumplió la Escritura que dice: «Lo consideraron como un malhechor.» Los que pasaban lo injuriaban, meneando la cabeza y diciendo:

«¡Anda!, tú que destruías el templo y lo reconstruías en tres días, sálvate a ti mismo bajando de la cruz.»

Los sumos sacerdotes con los escribas se burlaban también de él, diciendo:

«A otros ha salvado, y a sí mismo no se puede salvar. Que el Mesías, el rey de Israel, baje ahora de la cruz, para que lo veamos y creamos.»

También los que estaban crucificados con él lo insultaban. Al llegar el mediodía, toda la región quedó en tinieblas hasta la media tarde. Y, a la media tarde, jesús clamó con voz potente:

«Eloí, Eloí, lamá sabaktaní.»

Que significa:

«Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?»

Algunos de los presentes, al oírlo, decían:

«Mira, está llamando a Elías.»

Y uno echó a correr y, empapando una esponja en vinagre, la sujetó a una caña, y le daba de beber, diciendo:

«Dejad, a ver si viene Elías a bajarlo.»

Y Jesús, dando un fuerte grito, expiró. El velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. El centurión, que estaba enfrente, al ver cómo había expirado, dijo:

«Realmente este hombre era Hijo de Dios.»

REFLEXIÓN – Carina Ramos. Novicia Oblata

El evangelio de este Domingo de Ramos nos presenta una amplia variedad de personajes, escenarios y diálogos que nos invitan a contemplar un año más el episodio de la Pasión desde ángulos muy distintos: Los sumos sacerdotes y escribas que velan por sus intereses, Barrabás, Pilato, la gente que grita que se le crucifique, la que pasa indiferente, Simón de Cirene que ayuda a cargar la cruz, el centurión que reconoce en Jesús al Hijo de Dios…

A lo largo de este pasaje observamos cómo actúan las distintas personas que están alrededor de Jesús, cuál es la posición que toman ante su juicio y posterior muerte. Para nosotros hoy sigue siendo una invitación a reflexionar qué posición tomamos ante las situaciones dolorosas de nuestro mundo, de la sociedad en la que estamos inmersos. Si queremos que nuestra mirada sea de indiferencia, interesada, o por el contrario, queremos ayudar a cargar la cruz de los demás, tener una mirada de esperanza.

Esta semana a la que damos comienzo puede ser una oportunidad para caminar con Jesús, para dejarnos iluminar por los distintos momentos que vamos a rememorar, tratando de tomar partido, y sabiendo que el camino no finaliza en la muerte en la cruz, sino que nuestro horizonte está abierto a la esperanza de la resurrección.

Reflexión primer domingo de adviento. 30 de noviembre de 2014

Marcos 13, 33-37

En aquel tiempo dijo Jesús: ¡Permaneced despiertos y vigilantes, porque no sabéis cuándo llegará el momento. Esto es como un hombre que, a punto de irse a otro país, deja a sus criados a cargo de la casa. A cada cual le señala su tarea, y ordena al portero que vigile. Así que permaneced despiertos, porque no sabéis cuándo va a llegar el señor de la casa: si al anochecer, a la medianoche, al canto del gallo o a la mañana. ¡Qué no venga de repente y os encuentre durmiendo! Y lo que os digo a vosotros se lo digo a todos: ¡Permaneced despiertos!”

farolas

Comentario

(Carmen Ortega, Oblata)

“Permaneced despiertos y vigilantes”

Permanecer, mantenerse en el tiempo, y hacerlo despiertos y vigilantes, porque no sabemos cuándo llegará el momento. Esta es la llamada que se nos hace al abrir la puerta del Adviento, un tiempo ofrecido para celebrar la esperanza.

Se trata de incorporar en nuestras vidas algunas actitudes que nos ayuden a transitar nuevos caminos. El Señor que viene se hace el encontradizo, en cada uno de nuestros momentos, estemos despiertas o dormidos. Es un señor aparentemente exigente, porque quiere que nos mantengamos vigilantes, sorprende la confianza que deposita y que no sea importante el resultado de la tarea encomendada, lo verdaderamente urgente es permanecer en vela.

Permanecer es escuchar el paso del tiempo en el transcurrir de la vida, en sus apelos y exigencias. Y acogerlas desde el compromiso de la entrega.

Despertar es salir del sueño que enajena, espabilar memoria y miradas, y practicar el ejercicio de aplicar colirios, no vaya ser que despiertas ni veamos ni salgamos al encuentro de la vida que se impone. Arriesgar lo que uno es por lo que puede ser.

Vigilar como el centinela que, de tanto esperar, en tensión, despierta la aurora. Vigilar con prudencia, atentas al mínimo detalle, vigilar con prontitud y arrojo, dispuestos a enfrentar la vida.

El juego de la liturgia nos convoca alrededor de la luz progresiva, para sumar momentos de espera, de encuentro, de mudanza y construcción; caminando vigilantes, despiertas, hacia la meta del que se hace y permanece, fiel, en lo pequeño.

Comentario al V domingo de cuarema

Evangelio del V domingo de Cuaresma

Juan 11,3-7.17.20-27.33b-45

En aquel tiempo, las hermanas de Lázaro mandaron recado a Jesús, diciendo: «Señor, tu amigo está enfermo.»

Jesús, al oírlo, dijo: «Esta enfermedad no acabará en la muerte, sino que servirá para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.»

Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro. Cuando se enteró de que estaba enfermo, se quedó todavía dos días en donde estaba.

Sólo entonces dice a sus discípulos: «Vamos otra vez a Judea.»

Cuando Jesús llegó, Lázaro llevaba ya cuatro días enterrado. Cuando Marta se enteró de que llegaba Jesús, salió a su encuentro, mientras María se quedaba en casa.

Y dijo Marta a Jesús: «Señor, si hubieras estado aquí no habría muerto mi hermano. Pero aún ahora sé que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo concederá.»

Jesús le dijo: «Tu hermano resucitará.»

Marta respondió: «Sé que resucitará en la resurrección del último día.»

Jesús le dice: «Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre. ¿Crees esto?»

Ella le contestó: «Sí, Señor: yo creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo.»

Jesús sollozó y, muy conmovido, preguntó: «¿Dónde lo habéis enterrado?»

Le contestaron: «Señor, ven a verlo.»

Jesús se echó a llorar. Los judíos comentaban: «¡Cómo lo quería!»

Pero algunos dijeron: «Y uno que le ha abierto los ojos a un ciego, ¿no podía haber impedido que muriera éste?»

Jesús, sollozando de nuevo, llega al sepulcro. Era una cavidad cubierta con una losa.

Dice Jesús: «Quitad la losa.»

Marta, la hermana del muerto, le dice: «Señor, ya huele mal, porque lleva cuatro días.»

Jesús le dice: «¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?»

Entonces quitaron la losa.

Jesús, levantando los ojos a lo alto, dijo: «Padre, te doy gracias porque me has escuchado; yo sé que tú me escuchas siempre; pero lo digo por la gente que me rodea, para que crean que tú me has enviado.»

Y dicho esto, gritó con voz potente: «Lázaro, ven afuera.»

El muerto salió, los pies y las manos atados con vendas, y la cara envuelta en un sudario.

Jesús les dijo: «Desatadlo y dejadlo andar.»

Y muchos judíos que habían venido a casa de María, al ver lo que había hecho Jesús, creyeron en él.

 DSC_0094

Comentario

(Nieves de León, oblata)

El evangelio de esta última semana de cuaresma es un canto al amor, que desvela el corazón misericordioso de Jesús y la cercanía al ser humano. Jesús quería verdaderamente a la familia de Betania, eran sus amigos, muchas veces se quedaría en su casa, compartiría sus preocupaciones e ilusiones y ahora su amigo moría. La muerte de Lázaro produce las lágrimas de Jesús, ante el dolor compartido de las hermanas y amigos de Lázaro. Hoy sabemos que la muerte no es el final del camino, pero sí un punto y aparte que nos aleja temporalmente de las personas que queremos.

Ahí está el secreto, sólo el que ama de verdad es capaz de sentir el dolor ajeno, y es capaz de acompañar las vidas de personas que nunca se han sentido amadas. Cuando miras a alguien con amor verdadero, le devuelves su dignidad. Pregúntate, cómo miras a las personas que te rodean, a tus amigos/as, a tus pacientes, a tus hermanas/os, a tus jefes/as, tu padre, a tu madre, a tu hijo/a.

Lo maravilloso del episodio de la resurrección de Lázaro, no es la resurrección sino la confianza de María y Marta, que estando con Jesús todo es posible. Creyendo de verdad que Jesús acompaña nuestras vidas y poniendo su confianza en él, todo es posible.

Cuando Jesús resucita a Lázaro, le dice, “dejadlo andar”, dejadlo comenzar una nueva vida, nos da la fortaleza para salir cada día y andar por los caminos, seguros de que Él acompaña nuestro caminar.

Comentario cuarto domingo de cuaresma

Evangelio del IV domingo de Cuaresma

Juan 9,1.6-9.13-17.34-38

 

En aquel tiempo, al pasar Jesús vio a un hombre ciego de nacimiento. Y escupió en tierra, hizo barro con la saliva, se lo untó en los ojos al ciego y le dijo: «Ve a lavarte a la piscina de Siloé (que significa Enviado).»

Él fue, se lavó, y volvió con vista. Y los vecinos y los que antes solían verlo pedir limosna preguntaban: « ¿No es ése el que se sentaba a pedir?» Unos decían: «El mismo.» Otros decían: «No es él, pero se le parece.» Él respondía: «Soy yo.»

Llevaron ante los fariseos al que había sido ciego. Era sábado el día que Jesús hizo barro y le abrió los ojos. También los fariseos le preguntaban cómo había adquirido la vista.

Él les contestó: «Me puso barro en los ojos, me lavé, y veo.» Algunos de los fariseos comentaban: «Este hombre no viene de Dios, porque no guarda el sábado.» Otros replicaban: « ¿Cómo puede un pecador hacer semejantes signos?» Y estaban divididos. Y volvieron a preguntarle al ciego: «Y tú, ¿qué dices del que te ha abierto los ojos?» Él contestó: «Que es un profeta.» Le replicaron: «Empecatado naciste tú de pies a cabeza, ¿y nos vas a dar lecciones a nosotros?» Y lo expulsaron.

Oyó Jesús que lo habían expulsado, lo encontró y le dijo: « ¿Crees tú en el Hijo del hombre?» Él contestó: « ¿Y quién es, Señor, para que crea en él?» Jesús le dijo: «Lo estás viendo: el que te está hablando, ése es.» Él dijo: «Creo, Señor.» Y se postró ante él.

 2014_img_reflexion_04

Comentario

(Roberto Ferreiro, Laico Oblata de Ferrol)

Estos versículos en los que San Juan narra la curación de un ciego de nacimiento, nos acercan importantes enseñanzas sobre las que reflexionar, más allá del propio prodigio que cuentan. Siempre que escucho esta lectura vienen a mi mente tres elementos: la luz, la fe y la ceguera, a través de los que se nos habla de cómo Jesús es la luz del mundo. Como cristiano esto es una afirmación fundamental, reconociéndolo como la luz del mundo, y el poder descubrirlo es un don. Al igual que el ciego, que no pidió ayuda, la fe nos llega, nos es dada, nosotros debemos saber recibirla, mimarla y cuidarla para que enraíce y se fortalezca en nuestro interior. En ocasiones ponemos resistencias, no nos dejamos iluminar, pasando a actuar como los fariseos del texto. Nuestros miedos e inseguridades, las opiniones de nuestro alrededor, etc, pueden ser fortificadores de esas barreras que no nos dejan disfrutar de esa luz. En un momento de cuaresma como estamos, de camino a la Pascua; esta lectura no deja de traerme la imagen de un Jesús resucitado que ilumina las tinieblas. Recordándonos la necesidad de abrirse a la fe, acoger la luz, y no anteponer nuestras razones y prejuicios (como hacen los fariseos ante la evidencia de la curación del ciego) a la enseñanza de Jesús.