Segundo Domingo de Adviento

rfx_adviento_02_IMG.jpg

Reflexión sobre el evangelio según san Lucas 3,1-6

La Palabra de este segundo domingo de Adviento, es una propuesta de conversión, al estilo de Juan Bautista. Para que ‘toda carne pueda ver la salvación de Dios’ (Lc 3,6) , es necesario preparar el camino.

Pero el Bautista no identifica el camino, a penas señala los modos. Y puede que nos ocurra como a Felipe que después de ‘tanto tiempo’, tantos advientos, todavía continuemos preguntándonos, porque no conocemos el camino, o porque sentimos que estamos despistados/as, perdidos/as.

‘Yo soy el camino’ (Jn, 14, 5-6), dice Jesús con rotundidad. Es El, su persona. Así de contundente.

Ya no caben dudas. ‘Preparar el camino del Señor’ requiere entrar en una dinámica relacional con la persona de Jesús. Esa relación posibilita mirar la vida, los acontecimientos humanos desde una perspectiva evangélica y reaccionar social y eclesialmente al estilo de Jesús, con respuestas en relación directa con el Reino de Dios, espacio de liberación para los excluidos.

Entonces si, la humanidad entera, ‘verá la salvación de Dios’.

Mª Luisa Rodríguez, OSR

Cambios en el Blog

Iniciamos este tiempo de Adviento con algunos cambios en el blog. Hemos añadido nuevas pestañas dentro de los menús de Experiencias y Oblatas, donde podrás encontrar testimonios de personas que han hecho actividades con nosotras y hermanas que dan su testimonio. Te invitamos a navegar por el blog y a descubrirlos! 

 

Primer Domingo de Adviento

Comentario del Evangelio de Lc 21,25-28.34-36:

“Levantaos, alzad la cabeza: se acerca vuestra liberación”

A menudo estas palabras escatológicas que Lucas pone en boca de Jesús y que seguramente a los discípulos inquietaron, a nosotros también nos inquietan, tanto o más. No obstante, acaban recordándonos la Promesa de Dios y por ello, las tribulaciones anunciadas, dejan de preocupar. Jesús espera el seguimiento de los discípulos y el nuestro a pesar de los desánimos y de las contradicciones. Él nos está diciendo: El Padre os señaló un camino, os habló a través del Pueblo de Israel y os ha enviado a su Hijo. Nos dice: “veréis venir al Hijo del hombre en una nube con gran poder y gloria” que expresión tan adecuada para hacernos comprender que nuestras vidas están en sus manos y que no tenemos nada que temer. 

¡La Historia de la Salvación es para todos!

Adviento es tiempo de espera y de preparación. Es un tiempo en el que se nos invita a abrir nuestros corazones y hacer un gran espacio para que nazca Jesús. Es un momento importante para revisar nuestras vidas y meditar cómo nos comprometemos con los demás, cómo vivimos nuestra vocación cristiana que nos invita a ver el rostro de Jesús en las mujeres que acompañamos, en nuestras compañeras de la misión, en nuestras casas y en las ciudades y pueblos donde habitamos.

¡Alcémonos, vayamos por el camino de la liberación que nos muestra nuestro Dios!

Pilar Albajar, laica oblata. 

Barcelona.