Campos de Trabajo

En esta sección encontrarás una recopilación de los testimonios de jóvenes que han hecho Campos de Trabajo con nosotras.

 

CAMPOS DE TRABAJO NACIONALES 2018:

 

TESTIMONIO DE PILAR, CAMPO DE TRABAJO EN ALICANTE

pilar.png

Del 13 al 20 de agosto tuve la gran suerte de colaborar y ayudar en una de las casas de acogida que las Hermanas Oblatas tienen, concretamente estuve en el piso de Alicante. También pude disfrutar de una semana compartiendo mi vida con la comunidad y las trabajadoras que hacían posible el día a día en el piso con las mujeres. 

Al principio de esta experiencia iba con un poco de miedo ya que no sabía que iba a encontrarme, pero poco a poco con el paso de los días fui adaptándome y conociendo a las mujeres, niños y sinceramente ha sido una semana muy enriquecedora y sobre todo de Dios. 

Más que hacer, he estado y he ido dejándome llevar a las necesidades de cada día. Mi labor simplemente ha sido de apoyo en aquello que ha hecho falta. 

Las mañanas eran más de dar refuerzo de español, estar con los niños y acompañar a alguna mujer a hacer algún recado si hiciese falta y por las tardes, se trataba más de hacer talleres, ver pelis y pasear. 

Entre paseos y paseos he podido conocer mucho de Alicante. 

He tenido hasta la oportunidad de ir a la Vega Baja a hacer trabajo de calle y a Benidorm para conocer un poco ese ambiente.

En conclusión ha sido una semana bonita y provechosa. Y estoy súper agradecida a todas las personas que me han acogido día a día y que se han encargado de que esta experiencia fuera plena para mí. 

Solo tengo palabras de agradecimiento… ¡¡¡¡¡GRACIAS!!!!!

 

CAMPOS DE TRABAJO INTERNACIONALES 2018:

 

«Durante 28 días cambié mi mundo por otro y ahora tengo que revisar, recordar, asimilar… todo lo que ese mundo ha traído a mi vida, porque es MUCHO.

Me despedí con un «hasta pronto» y quiero cumplirlo para, por lo menos, dar las gracias por poner mi mente patas arriba. Cuando conozco a alguien, miro a sus ojos; y ahora recuerdo muchas miradas que no quiero olvidar, que se mezclan en mi día a día, recuperando experiencias y aprendizajes. GRACIAS POR ESTOS 28 DÍAS EN LA «LOCURA» DOMINICANA».

 

ANTERIORES CAMPOS DE TRABAJO:

¿Qué supuso para mí realizar este campo de trabajo?

 

LAIA DOLTRA (Barcelona)

Recién llegada y todavía en proceso de asimilación, pensando bien con lo que quiero quedarme y lo que quiero echar fuera, bien lejos; y intentando serle fiel a  los ritmos de mi alma y de mi corazón, pero con la seguridad de que un campo de trabajo como el que nos han ofrecido las Hermanas Oblatas, ha supuesto un punto de inflexión en cada una de nosotras.

Desde mi vuelta, mis paradigmas han cambiado. A pequeña escala han cambiado mis relaciones cotidianas, con mi familia, con mi pareja, con mis amigas y amigos, ha crecido mi nivel de felicidad al ver lo mucho que tengo y valorarlo…

 Pero también en mi percepción de mi misma y la interrelación con las otras, las mujeres, las extranjeras, las migradas. Parece que tenga una mayor clarividencia para comprender determinadas situaciones, y ver las injusticias que alimentamos en nuestro día a día.

Todo me afecta, todo guarda relación, todo contribuye en mi participación para construir otro mundo. Lo que compro y a quién se lo compro, lo que digo y a quién se lo digo, lo que callo o lo que no me atrevo a rebatir.

 Vuelvo llena de energías, de fuerza, de ideas y sobretodo mucha “inspiración”. Inspiración para participar, para deconstruir y construir, para cambiar y hacer cambiar, pero sobretodo para poder servir.

Y servir no como sinónimo de sometimiento sino de utilidad, de implicación y de entrega.

MARIVÍ (Santander)

Soy Mariví y he estado este verano de 2011 en el Campo de Trabajo de las Oblatas, en un proyecto en República Dominicana. Estoy contenta por haber tenido la oportunidad de conocer una realidad tan lejana para mi, no sólo físicamente sino también a nivel humano. Agradezco la apertura, el trabajo y la opción de unas mujeres por ayudar a otras mujeres en situación de exclusión y sobre todo a las que ejercen  prostitución.

Esto me ha ayudado a conocer personalmente lareallidad de las mujeres que ejercen prostitución en algunas zonas de RD. A veces con la infomración que me llega me imagino cómo es la vida de otras personas, pero cuando las ves ya no tienes que suponer nada. Constaté como en mi propia vida hay riquezas y pobrezas pero las diferencia es que las riquezas que a mi me vienen dadas patra otros no es así. Eso marca sus vidas intensamente y para siempre. Me gustaría ayudar a subsanar o mejorar estas deficiencias personales, afectivas, económicas…

Para mi este es un camino de pequeñas decisiones, espero contaros en otra ocasión otra de mis opciones y en qué he ayudado a otras mujeres o personas en situación de exclusión en cualquier lugar del mundo.

CRISTINA (Madrid)

Soy Cristina, tengo 28 años y este verano he participado en el Campo de Trabajo Internacional de Oblatas en México. Mi experiecnia en México ha supuesto para mi comprender muchas cosas que antes no entendía y valorar mucho más las cosas que antes pasaba por alto: el valor de la familia, la educación que recbimos desde pequeños, el acceso a la salud, a la alimentación…

Ha sido una mes de experiencias muy intensas, de crecimiento personal, y de acercamiento a Dios.

La prostitución la desconocemos y no sabemos hasta qué punto la mujer es sometida a situaciones de gran exclusión. En México he conocido la situación de la mujer en el contexto de prostitución. He compartido/vivido mi tiempo con los hijos/as de esas mujeres… y quiero darles las gracias. Nunca los olvidaré. Gracias oblatas.